ShenzhenEste fin de semana he cogido el vuelo interior desde Ningbo, el norte o parte más manufacturera, donde le viaje ha sido plácido y muy fructífero para los pedidos de importación de China que tenemos en marcha, hacia Shenzhen, el sur o parte más tecnológica, donde se realizan y ensamblan la mayoría de los productos electrónicos.

El paisaje cambia de igual modo, pasamos de una ciudad algo más gris, a otra más calurosa, pero al mismo tiempo, moderna, copia del próximo Hong Kong, gracias al cual esta ciudad ha pasado en 10 años de menos de 1 millón a más de 20 millones de habitantes, y donde no queda rastro de aquella ciudad vecinal que debió ser en su tiempo y la metrópolis se ha engullido todo.

Me sorprende ver rascacielos nuevos como los de la fotografía que no estaban en mi anterior viaje, ya que aquí los obreros de la construcción trabajan 24 horas con grupos generadores para la luz, y duermen en barracones contiguos, por lo cual la velocidad de construcción es alrededor de 3 veces la media española (si es que en construcción nos queda alguna media).

Y sigo repitiendo que este país me sorprende cada día y no dejará de hacerlo. Realmente siempre hay algo nuevo, un hallazgo, incluso una nueva persona que al conocerla te sorprende muy gratamente, y la impresión de que aquí de verdad todo mejora y crece, y las personas realmente buscan mejorar profesionalmente, sin querer decir que en España o Europa no sea así, pero la verdad es que el empeño que ponen es muy superior.

Así que si queréis visitar este gran país, o empezar a realizar importaciones desde China, no dudéis en contactarnos para que os podamos ayudar y facilitar las cosas.