Shenzhen es la ciudad china donde se producen el 95% de los móviles del mundo, y donde Luckyarn tiene su oficina de compra.

Shenzhen es la ciudad china donde se producen el 95% de los móviles del mundo, y donde Luckyarn tiene su oficina de compra.Acabo de volver de China después de pasar allí 10 días visitando a nuestros proveedores de móviles chinos baratos y una vez más debo repetir que es un país que me inspira y que me da mucha información para traer nuevos productos electrónicos y de tecnología (al mismo tiempo que descubro cosas que no me gustan cada vez que voy allí como la contaminación y las diferencias sociales o la falta de libertad). Una vez allí, intento tomar un tiempo libre y me dedico a estudiar sus productos, la forma (a veces primitiva) de realizar el marketing que tienen, y sobre todo, cómo crece esa economía mucho más rápido que cualquiera de las europeas.

China es un país jóven, que solamente cuenta con 65 años de antigüedad ya que se fundó en 1949, y después de pagar durante muchos años la hambruna de su guerra civil, podemos decir que su historia reciente guarda cierto paralelismo con la española, ha conseguido en los últimos 15 años crecer de manera vertiginosa hasta situarse como la primera economía mundial, o la segunda según el aspecto que prime en el análisis. En cualquier caso, si todavía no es la número uno, podemos decir que en 5 o 10 años acabará siéndolo a todas luces.

Shenzhen es la ciudad china donde se producen el 95% de los móviles del mundo, y donde Luckyarn tiene su oficina de compra.En mi viaje a China una vez más, he visitado Shenzhen, la cuna de la producción mundial de móviles y tablets de todo el mundo (aquí se fabrican el 95% de la producción mundial) y sigue sorprendiéndome la dualidad de sus pobladores y el «todo vale» de su cultura: por un lado como podéis ver en las fotos adjuntas marcas chinas cómo Xiaomi (la nueva marca puntera de móviles china, que ya es la número uno en venta de terminales en ese país) conviven con marcas reconocidas como Samsung o Apple en la misma calle, y donde otras marcas chinas reconocidas como Huawei y Lenovo intentan hacerse un hueco frente a los recién llegados como Zopo o Meizu, pero lo más importante es comprobar que todos los responsables y directivos de estas empresas no tienen un móvil de su propia marca sino que cuentan con un móvil iPhone 6 de Apple.

Tiendas móviles ShenzhenPara aquellos que no siguen el mundo de los móviles al día, el iPhone 6 ya ha salido a la venta en España igual que en muchos otros países, incluido Hong Kong, pero durante mi visita aún no había salido en China (lo hacía el día 17 de octubre) por lo cual estas personas habían viajado a la vecina Hong Kong para traerse un terminal para ellos… y por supuesto ese terminal siempre es de color oro, el color que representa la abundancia y la buena suerte monetaria en la cultura china.

Personalmente no me parece bien ética ni moral ni por supuesto mercadotécnicamente representar a una empresa de móviles y mostrar a mis clientes que cuento con un móvil Apple de última generación y de la competencia, máxime cuando estos móviles en China y Hong Kong valen más caros de lo que nos puede costar a nosotros en Europa (pero con su nivel de vida más bajo puede significar casi el doble). Según mis cálculos, estos directivos están pagando 5 o 6 veces más de los que les costaría un móvil de su marca de similares prestaciones por un móvil de otra marca, algo muy similar a lo que sucede cuando me invitan a cenar, ya que nos montamos en un Mercedes, un BMV, o un Audi, vehículos de marcas y modelos de muy alta gama (en BMW triunfan las series 5 y 7).

No salgo de mi asombro en su consumismo capitalista, de ahí que seguiré en otra entrada.