El aumento, es una muestra de que la industria china, «con cinco meses seguidos de contracción, está mostrando síntomas de recuperación». Cuando el PMI se sitúa por encima de 50 puntos, indica una expansión del sector, y por debajo de ese nivel, una contracción. La locomotora económica china, impulsada durante décadas por el sector industrial, sufrió uno de sus mayores frenazos en treinta años de alta velocidad en el último trimestre de 2008, con un crecimiento del 6,8 por ciento en su PIB que arrastró la media anual hasta un 9, el nivel más bajo en siete años.