Imposible producir en España

Mientras en 2012 la economía española ha tocado fondo y los expertos coinciden en que 2013 será aún más duro, la economía china sigue en claro crecimiento. Las empresas españolas sufren los ajustes fiscales anticrisis, y esto está empujando a las empresas a producir e importar directamente de China para poder sobrevivir y seguir siendo competitivas. Estas son las 11 razones o ventajas que ofrece este país para producir e importar en China:

1.  Coste de fabricación más bajo – Importar de China significa producir más barato, sin costes de mano de obra y de un modo flexible (se compra lo que se vende, sin necesidad de cubrir producción propia). El sector manufacturero español, los nuevos pedidos, la producción y el empleo industrial volvieron a caer en diciembre por vigésimo mes consecutivo. Desde el inicio de la crisis, 210.120 empresas españolas se han visto obligadas a cerrar…pero si hoy volviese la calma, es difícil que los empresarios se arriesgarán a abrir nuevos centros de producción en España porque no serían competitivos frente a China.

2. Diferencias en el PIB – El crecimiento del PIB en China sólo ha bajado en 2011 del 10% (el famoso doble dígito) gracias a las ayudas a la exportación del Gobierno Chino. En España seguimos con caídas del PIB del 1,4%, tanto confirmada para este año 2012 como prevista para el siguiente 2013, sin subvenciones o ayudas previstas a los empresarios.

3. Situación laboral – Mientras en China no existe casi paro, en España la tasa de desempleo está por encima del 25% y probablemente alcance el 26,5% de la población activa en 2013.

4. Situación fiscal –  En China las pequeñas empresas sólo tributan un 4% sus beneficios, frente al tramo 21-27% español.

5. Impuesto de venta al público – En China el IVA es del 17% en su tipo máximo y en cualquier producto siempre inferior al español, que ha pasado del 18 al 21% este pasado año, pero cabe recordar que las importaciones no pagan IVA en China sino en el país de destino.

6. Programa Fiscal de Incentivos – En China se subvenciona el cumplimiento fiscal, mientras que en España las medidas se enfocan más a perseguir el fraude.

7. Trato frente a los impagos – En china las deudas se castigan con la cárcel mientras que en España la legislación es más permisiva, y es conocido el cierre de empresas proveedoras por deudas de las Administraciones.

8. Acceso a capital y financiación – En China circula el capital y la financiación, mientras en España la financiación bancaria es cara y difícil, lo que también ha obligado a muchas empresas a cerrar.

9. Flexibilidad del mercado laboral – En China el mercado laboral es totalmente flexible y abierto, las nóminas son semanales y los trabajadores cambian de empresa en un fin de semana. En España, la Reforma laboral deja muchas dudas sobre su efectividad.

10. Inversión en I+D – Mientras en España los recortes en I+D (o su supresión) son notícia cada dia, China no para de invertir en Investigación y desarrollo. Sin embargo, estos gastos son esenciales para aumentar la productividad y reducir los costes.

11. Diferencias en el IPC – El IPC interanual chino lleva años por debajo del español, cuyo adelantado de diciembre marca el 2,9%, aunque en octubre estaba en el 3,5% y sólo bajó por la presión del Gobierno a las petroleras.

Si tu empresa está sintiendo la presión de la situación económica actual y encuentras difícil producir en España, posiblemente la solución en un mercado tan competitivo sólo pasa por producir a precios más baratos en China. Esta es mi visión de la situación económica y laboral actual y tengo claro que importar de China puede ser la solución para incrementar la actividad de muchas empresas españolas. ¿Qué opinas tu?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.