El Gobierno Chino tuvo que solicitar a los ciudadanos que dejasen de comprar sal pensando que el yodo detendría los efectos de la posible radiación que puede llegar de Japón, al mismo tiempo que negaba que dicha nube radioativa pudiese llegar a su territorio. Al parecer, siempre según la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (NDRC), agencia de economía, señaló que buscarán los responsables interesados de aumentar los precios mediante la gran compra de sal.  Pero parece improbado que la sal con yodo proteja de la radiación, pero las colas eran superiores a la demanda y la Compañía Estatal aumentó el suministro, mientras que en algunos supermercados sólo se permitía comprar 5 bolsas a cada persona.