Entradas

El presidente chino acaba de llegar a España para visitar a nuestro primer ministro, José Luis Rodríguez Zapatero. El objetivo es impulsar las relaciones empresariales mediante la firma de 12 acuerdos que beneficiarán a compañías españolas en productos y servicios que China no puede satisfacer con su producción interior.

Todos estos acuerdos son a gran escala y los participantes son grandes empresas españolas que firman acuerdos con el Gobierno Chino en materia de transporte, generación de electricidad, salud, e incluso armamento. Son grandes importaciones a gran escala.

Tras estos acuerdos, China sigue siendo el primer proveedor extracomunitario de España, es decir que la mayoría de las importaciones que entran en España vienen de China, aunque no suene nuevo, pero al mismo tiempo, nuestro quinto mercado fuera de la UE. Desgraciadamente, al hacer el cambio y mirarlo desde la óptica china, España es el decimosexto mercado para China y el vigésimo noveno suministrador.

En cualquier caso, la posición de España frente a China teniendo en cuenta el volumen y población de ambos países no es del todo malo, estamos por delante de otros países con un tamaño similar al nuestro, aunque lo que sería la balanza comercial entre ambos países queda claramente decantada hacia China, algo que también pasa con la totalidad de países del mundo, incluido Estados Unidos, que compra a China más de lo que le exporta.