Lujo y derroche en ChinaEn las últimas horas España se ha visto sobresaltada por la «Operación Emperador» y la gran cantidad de dinero que se blanqueaba en esa  trama. Desgraciadamente, a aquellos que conocemos la cultura china, o más específicamente a mí,  no me ha sorprendido la misma, o dicho de otra forma, sí me ha sorprendido…que hayan tardado tanto en actuar!

China es un país encantador, una cultura excitante, con una fuerza de voluntad para el trabajo que asombra, pero se ha abierto del comunismo al capitalismo en tiempo récord, haciendo que a muchas personas se les hayan abierto los ojos rasgados al «dinero fácil».

Existen zonas enteras de China donde su población ha emigrado al extranjero (en el caso de Barcelona y España la mayoría de emigrantes provienen de la ciudad de Wenzhou en Zhejiang y alrededores) pero mucha parte de la familia radica todavía en China.

Así que la mentalidad China les empuja a intentar evitar al máximo los impuestos españoles (tiendas con una familia entera trabajando pero sólo el cabeza de familia está dado de alta…, importaciones de dudosa legalidad…) y una vez consiguen el dinero, nunca llevarlo al banco, pero si es así, rápidamente hacer transferencias para que el dinero vuelva a China y mantener a la familia que tienen allí, pagar las deudas que les trajeron hasta aquí o que les han ayudado en su inversión (la familia ayuda en la financiación del negocio familiar) o bien invertirlo allí donde les va a producir mayor rentabilidad, su país natal, con grandes oportunidades.

Así, el dinero en efectivo les lleva a comprar pisos o naves industriales «a tocateja» con grandes fajos de dinero, comprarse con sus primeras ganancias coches de alta gama  (recordad que los negocios en China se basan en la primera impresión) como el BMW M3 dorado que he podido ver en China, y sólo los más osados (no metamos a todos en el mismo saco) montar tramas tan complicadas como la mencionada para repatriar los beneficios. Es su cultura, pero sólo unos pocos lo sabíamos?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.