Luckyarn es especialista en importaciones de China de cualquier tipo con más de 10 años de experiencia

China convive entre la modernidad y sus costumbres ancestralesComo siempre digo a la vuelta de mis viajes a China, este país nunca deja de sorprenderme, y cada vez que vuelvo “quiero más”. En este último viaje, además de viajar en tren y repasar sus hoteles, también he tenido tiempo para fijarme en la evolución de la cultura China que cada vez se vuelve más europea y se deja influenciar por el exterior.

Cuando visité China por primera vez en 1999, la cultura era totalmente opuesta a la nuestra, mucha pobreza y con sus todavía incipientes riquezas y rascacielos en la recién inaugurada «clase media». Con el tiempo, aumenta el poder adquisitivo de sus habitantes hasta poder decir hoy en día que sus edificios son más modernos que los de la  mayoría de ciudades europeas.

Pero este vertiginoso cambio en muchos casos crea situaciones absurdas, ya que la cultura china ancestral todavía está presente en la vida habitual de los chinos, y conecta influencias extranjeras en los edificios y la vida diaria de sus habitantes, con el gusto y la cultura china, donde todo tiene cabida, y da lugar en el caso que nos ocupa hoy a situaciones habituales realmente chocantes y sin querer herir sentimientos, de dudoso gusto para los occidentales.

China convive entre la modernidad y sus costumbres ancestrales, algunas desterradas ya de nuestra culturaEn este viaje al centro del país, en Shanghai, pude comprobar tres momentos realmente especiales, tres pellizcos de realidad china en esa ciudad ya cosmopolita, donde abunda la riqueza, pero donde todavía sus habitantes se mueven con costumbres antiguas y que para nosotros ya parecen de ciencia ficción.

China convive entre la modernidad y sus costumbres ancestrales, algunas desterradas ya de nuestra culturaEn la primera, arriba a la derecha, podéis observar a un motociclista que lleva atados por las patas en la parte trasera de la motocicleta a patos y gallinas vivas, las cuales va a vender a algún restaurante cercano. Os puedo asegurar que los patos se movían, algo increíble para un país como el nuestro, donde esta práctica ya está desterrada por normas de Sanidad.

En la segunda, en la parte intermedia a la izquierda, podéis ver a una persona que a las 7 de la tarde de un sábado está en pijama viendo el tráfico de su ciudad. Los chinos en día de fiesta salen a la calle en pijama, y los he visto incluso entrando de esta guisa en los supermercados. De nuevo, algo que ya no se puede ver en nuestras ciudades.

Finalmente, en la tercera, en la zona baja a la derecha de nuevo, podéis ver a una persona limpiando un pescado en medio de la acera, cerca de la cloaca para así lanzar los restos. De nuevo, algo ya impensable en España y reñido con la Sanidad y sus reglas actuales, pero que seguro antiguamente se pudo ver en nuestras ciudades.

Continúo enamorado de este país, y me asombra su nuevo poder económico, y si no viajase a China por negocios lo haría con mi familia por turismo, ahora que lo conozco en mayor o menor medida. Es difícil contactar por primera vez sin este conocimiento, y gracias a nuestro personal nativo conseguimos descuentos en hoteles y desplazamientos y negociamos con taxistas y proveedores en mejores condiciones.

Si estás pensando en empezar a importar móviles y tecnología china y tienes alguna duda, evita los complicados inicios y contacta con nosotros para realizar tus importaciones de móviles de China. Te ayudaremos a comprender su cultura y forma de hacer negocios, así como a conectarte con los grandes fabricantes de estos productos en China (Doogee, Leagoo, Xiaomi, Oukitel, Blackview, Bluboo, ZTE, Huawei…) y conseguir el mejor precio y condiciones para la importación desde China de tus productos, sea cual sea su naturaleza.